Bienvenidos

En este Blog se aceptan cualquier tipo de sugerencias , siempre y cuando sean de forma respetuosa y sin faltar el respeto y respetando las opiniones de los demás

domingo, 14 de octubre de 2012

Un sábado a la mañana




Las siguientes líneas serán narradas en primera persona ya que cuentan una pequeña experiencia personal.
Ayer, por la mañana, me levanté, desayuné y me fui a Olivos a cambiar un regalo. Llegué a mi destino, Maipú y Ugarte, para ser más preciso. A penas estoy llegando al local de ropa, veo, un cartel de tela que decía: “NO A LA RE-RE ELECCIÓN”,  el stand estaba puesto por simpatizantes o militantes de la UCR. En frente había un stand con la misma consigna pero del FAP. En ambos stands se dedicaban a juntar firmas.
No le di mayor importancia y entré al local. Habré estado unos 20 minutos eligiendo cual prenda llevar. Cuando por fin me decidí, y me acerqué a la caja a pagar, vi que en la vereda donde estaba el stand de la UCR, mientras mucha gente se acercaba a firmar,  se había armado un pequeño tumulto. Un hombre, con bastantes canas en la barba y en el cabello. Se acercó a discutir al stand.
Al principio parecía un simple intercambio de palabras, hasta una tertulia política. Pero,  de pronto, los tonos de vos se empezaron a elevar, luego el hombre canoso, que estaba una bicicleta, se bajo de la misma y se puso CARA A CARA   con uno de los militantes de la UCR. Pensé que se iban a las manos. Finalmente, luego de que los separaron, el hombre tomó su bicicleta y se fue.
A penas salí del local, me topo con militantes de La Cámpora que estaban entregando volantes por el famoso  7D. Me entregaron uno, el volante, expresa lo que se puede ver en los spots publicitarios de Canal 7; que Clarín no cumple la ley, que es un monopolio, etc, etc. Lo agarré, a pesar de que no coincido. Es más me daban ganas de preguntarle porque si es una ley que busca multiplicar voces, los únicos medios que aparecieron, desde la sanción de la misma, son oficialistas. Pero enseguida recapacité y me dije: “No tiene sentido”.
Me fui a mi casa pensativo, primero lo irónico que resultaba ser que a tan  pocos metros de distancia estuvieran partidarios políticos de diversa ideologías. Por un lado, me deja tranquilo, que todavía, cada uno se  puede expresar como quiere en la vía pública.
Por otro lado, me dio tristeza la situación, una Argentina partida a la mitad, en “amigos-enemigos”. Esta lógica fascista y que tanto le gusta al gobierno, esta idea del conflicto permanente. Tema abordado constantemente por los pensadores favoritos de este gobierno, Mouffe y Laclau.
Esta lógica, “amigos-enemigos”, no permite acuerdo posible ya que SIEMPRE hay una tensión permanente. Es más no puede haber acuerdo porque sino las clases dominantes (según esta lógica) lograrían la hegemonía. Estos conceptos son vertidos por los dos intelectuales, antes nombrados.
En su columna de la revista Noticias, Gustavo González, sostiene: “(…) Me citaron de corrido argumentos que había leído del matrimonio  Laclau- Mouffe sobre la lucha de la hegemonía y la táctica de crear enemigos que simbólicamente estén a la altura de la contienda histórica y , sobre todo,  resulten verosímiles y vencibles…”.
Da tristeza ver un país dividido en dos, en AMIGOS-ENEMIGOS. Por momentos, la impresión mía es que el Kirchnerismo busca, constantemente, enemigos a quienes vencer. El periodismo, los cacerolazos, los cipayos, etc., etc.
La sensación es que la Argentina retrocedió a épocas pretéritas, que parecían olvidadas. Pero a veces, a los políticos les conviene desenterrar el baúl de los viejos recuerdos.