Bienvenidos

En este Blog se aceptan cualquier tipo de sugerencias , siempre y cuando sean de forma respetuosa y sin faltar el respeto y respetando las opiniones de los demás

jueves, 1 de mayo de 2014

Mitos y realidades de la Argentina en el día del trabajador

En el día del trabajador, este espacio decidió plantear algunos mitos y realidades de la situación actual del empleo del trabajador.
Ya se comentó acerca de las cifras de desempleados en el artículo anterior.  El primer mito que plantea el actual gobierno es que prácticamente se extinguió el desempleo en la década K, la supuesta “Década Ganada”. Sin embargo, la presidente olvida mencionar los siguientes datos (según un artículo de La Nación publicado el 18 de marzo): “Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), el 33,5% de los asalariados urbanos del país no tuvieron descuentos jubilatorios, es decir, trabajaban en negro.
Si bien la tasa implica una baja de 1,1 puntos porcentuales frente al cuarto trimestre de 2012, el empleo no registrado aún afecta a alrededor de 4,3 millones de asalariados. Los trabajadores ´en negro´ no cuentan con cobertura médica ni previsional…”.
Si bien es real que el desempleo se redujo durante la presidencia de Néstor Kirchner, desde el 2007 hasta el 2013, no se han producidos sustanciales cambios y en el último tiempo, se ha ido incrementando la tasa de desempleo.
De hecho, en declaraciones al diario Clarín (27 de abril 2014: Fuente: http://www.ieco.clarin.com/economia/efecto-desaliento-actividad-condicionan-empleo_0_1127887574.html) el diputado Claudio Lozano sostuvo: “Esta menor ocupación no se tradujo en mayor desempleo porque también son menos los que buscan trabajo. Es el efecto desaliento que produce una economía que desde hace aproximadamente siete años se ha debilitado de manera extrema en su capacidad de generación de empleo”. Aspecto que muchas veces desde el gobierno  no mencionan.

El desempleo en el segmento de 18 a 24 años

Otro drama que empieza avizorar en el horizonte, es el drama de los jóvenes entre 18 – 24 años, que no consiguen empleo, de hecho según la fundación mediterránea: en base a datos del INDEC: “En el país hay 4,8 millones de jóvenes de entre 18 y 24 años. De ese total, 2,5 tiene serios problemas para entrar al mundo laboral, explica el economista Gerardo García Oro, uno de sus autores. Crecieron los Ni Ni (los que no trabajan ni estudian); a ellos se suman los que buscan trabajo y no consiguen y un tercer grupo: los que trabajan pero en condiciones precarias. Los Ni Ni ya son 748.000, los desocupados que buscan son 551.000 y los que tienen empleos de baja calidad, 1.200.000. Representan el 52% de los jóvenes del país que están en edad de iniciación laboral” (Fuente:  http://www.clarin.com/sociedad/mitad-jovenes-consigue-trabajo-decente_0_1127887324.html).
También, en el caso de este segmento de la población muchas veces terminan trabajando en negro o en pasantías (en el caso que estén cursando una carrera universitaria) que muchas veces son empleos basura.
Otro caso es el de los estudiantes que egresan de sus respectivas carreras, pero, no consiguen trabajo de su profesión y en el mejor de los casos terminan trabajando de otra cosa y en muchos casos quedan desempleados y con un título universitario que en la mayoría de los casos termina “Sobre-calificándolos”.


Caída industrial, suspensiones y trabajo en negro

Según Horacio Meguira, director del departamento jurídico de la CTA, comentó hoy en diálogo con el programa “Lanata Sin Filtro” (se emite por Radio Mitre AM 790), que “el 33% de los trabajadores está en negro y oficialmente se reconoce que hay 1200000 desocupados”.
Por otra parte afirmó que desde el 2007 viene en descendencia la creación de puesto de trabajo. Otro aspecto que hay que tener en cuenta es depreciación del salario con respecto a la inflación. Cabe recordar que a fines del 2006, el “Súper Secretario” Guillermo Moreno intervino el INDEC y falsificó desde ese entonces todos los indicadores económicos y sociales (este punto tomó fuerza en los últimos días con la no publicación de los datos de la pobreza). También a este hecho hay que sumarle la devaluación del peso que se realizó en enero.
Otro tema de gran preocupación en el mundo laboral son las últimas suspensiones que se dieron en las automotrices. Las causas son varias entre las que se encuentran el menor consumo por parte del mercado brasilero, lo cual conlleva a una balanza comercial negativa con el país vecino, la importación de cierto elementos y también, se suma el paro que hubo en Siderar lo cual provocó una faltante de chapas.
Por otra parte, desde el sector industrial, se agrega la retracción del consumo y la suba de precios que tuvieron los autos debido al “Impuestazo” de la AFIP y a la mega- devaluación que ocurrió en enero.
Según, el artículo del diario Clarín, redactado por Carlos Galvan, “La crisis en la industria automotriz se profundiza. Peugeot y Citroën resolvieron paralizar ayer, hoy y mañana, es decir durante toda esta semana corta, la producción en su planta bonaerense de Villa Bosch, según informaron anoche a Clarín fuentes de la compañía. Sus casi 3.000 operarios fueron suspendidos hasta la semana que viene y cobrarán el 65% de sus salarios.
A los trabajadores licenciados por la automotriz francesa se suman más de 500 que suspendió hasta el próximo lunes en Córdoba la fábrica de camiones Iveco. El viernes pasado, Renault había suspendido a otros 500 trabajadores, que volvieron ayer a sus tareas”.
A la vez, la nota agrega: “En la planta de Villa Bosch que paralizó sus actividades toda esta semana se producen los modelos Citroën C4 Lounge, C4 Hatchback (5 puertas) y Berlingo, y los Peugeot Partner, 408, 207 Compact y 308. Aunque en todo el resto de la industria los trabajadores están representados por SMATA, los de la automotriz francesa pertenecen a Metalúrgicos. En la UOM había ayer rumores de que la compañía eliminaría en breve uno de sus dos turnos diarios” (Fuente: http://www.clarin.com/politica/automotrices-suspenden-personal-caida-ventas_0_1129087098.html)
En el día de hoy, la presidente declaró: “Así se festejan los 1° de mayo, abriendo lugares de trabajo, no incitando, ni agraviando, sino trabajando y produciendo".
 En el día del trabajador, la realidad argentina está muy lejos de ser de lo que declara el gobierno actual y hace mucho tiempo sostienen los distintos especialistas que se dejó de crear puestos de empleo. Tal vez la frase más adecuada para el actual momento sea la siguiente: “No hay peor ciego que el que no quiere ver”.